viernes, 18 de junio de 2010

Political correctness: immigration in the United States.

By Diosmel Rodriguez
rdiosmel@gmail.com

Upon my arrival in the United States, I decided not to get involved with the political affairs of this country. However, the methods, strategies, and the behavior of illegal immigration lobbyists, so similar to those of a totalitarian system, of which I was a victim, that it is forcing me to reflect on the subject.

What supports this analysis is the historical behavior of this ideological trend, defined by Eric Arthur Blair (George Orwell) in his futuristic book, "1984." Orwell discusses the intended sense of “new language”, which eliminates the unwanted meanings of a word, so people assimilate the desired meaning. Thus, we now see how illegal immigrants are now called “undocumented” to deviate from the criminal concept implicated by the word illegal. As opposed to Spanish, such word, in English, has a legal definition less criminally compromising. According to the Spanish Royal Language Academy, crime is "an act of murder, an evil and reprehensible act."

The SB 1070 Law in Arizona does not contemplate immigration violations as a misdemeanor or infraction, but as a law violation. However, the language utilized by liberals perceives same as a crime, getting to the point where illegal immigrants, themselves, express to the media: "I am not a criminal." Something that is true, however, pro-immigration followers try to convey to the people a criminal implication through the use of the illegal immigrant’s psychological reaction.
As part of the danger associated with socialist ideas, which is the behind the scene doctrine of this migratory movement, we see the used liberal terminology deceiving and confusing, portraying a comprehensive immigration reform as fair, generous, and inclusive. Liberals do not provide a clear definition of the legal objectives pursued by the proposed immigration law. Therefore, it cannot be seen how that immigration reform meets the expectations of the "undocumented."

The phenomenon of immigration has become the most active ideological movement, at this time, in the United States. The objectives of those who were forced to emigrate from their countries, in search of a better future, are manipulated who end up being guinea pigs in this experiment to undermine the social, cultural, and institutional foundations of the American nation.

Immigration in the United States, including illegal, is a strategic issue used as a mechanism for the transformation of the American ethnic composition. The intention is to breed a population without a nationalistic pride or spirit, where descendants of immigrants occupy levels of importance in the political and economic life of this country. President Barack Hussein Obama is the result of this initiative for the demographic conquest of nations.

In the United States, the fragility of the immigration laws, such as citizenship by birth, regardless of the legal status of parents, the interpretation given to civil rights, where law enforcement bodies cannot ascertain the legal status of those involved in violations of law, and the evident inability of border control, has encouraged the illegal entry to this country. This new political force, on a not so long term, will be able to modify or create laws that achieve the goals of the fundamentalist ideological anti-Americanism in its crusade to eliminate the Western culture.

The predominant ideological hallow surrounding this campaign for illegal immigrants, is hurting the nationalist feelings within the community of real Americans. Members of Congress are already getting the message although, many of them, based on what’s considered politically correct, publicly defend illegal immigrants. However, national security issues may prevent an amendment to the existing United States’ immigration law, consequently, not meeting the interests of the hidden forces behind illegal immigration.

The objectives pursue the nationalization of most illegal immigrants already in U.S. territory. An elected official in California, in a television program in the City of Miami, said that in the 80’s, in a municipality of his state, "there were unjust laws against illegal people" but when all public posts were filled with Hispanic officials, those laws were abolished immediately. This example makes clear that the purpose is to change the institutional order of this great country.

The temporary worker status does not satisfy the purposes of those who seek change and control in this country, although this is the way to better help those who want to come to this country to work. Conversations with "undocumented" in Homestead, Immokalee, and Houston, allowed me to know their real interests and motives which consist of having the required documentation to work legally and receive the services they need.

The immigration problem in the United States is not viewed with the seriousness the case requires. This is a national security issue, which will have serious consequences if not handled smartly and carefully. Though many think, that in relation to the total population, immigrants represent a minority; there is sufficient numbers of illegal immigrants that could be used to subvert public order.
The media, mostly Hispanic, through the manipulation of information, is responsible for igniting fiery passions. This media support is part of the strategy for changing public opinion and discrediting the foundations of this nation, making everyone believe that this is a country of immigrants and, therefore, illegal immigrants deserving equal rights.

The political use of illegal immigrants is evident, manipulating family feelings. Children are indiscriminately used, bringing them before television cameras to cry and trigger emotional conflicts without taking into account their real emotional and psychological suffering.
Family separation is another argument against deportation. However, the media never reports that the breakdown of the family begins when the immigrants abandon their families in their countries of origin. Daisy Cuevas, a Peruvian girl who has become an ambassador for illegal immigration, said she wanted her mother to have "papers" so she could bring her sister left behind in Peru. Isn’t this a case of child abandonment and family separation? What a hypocrisy!

The so-called family reunification is an unconvincing argument on immigration reform. Recognition of permanent residence and citizenship would provide the right to claim a number of families that would undermine the public services infrastructure of this nation.

The media only talks about the benefits of the work done by immigrants, alleging they do the work that others do not want to do, tacitly admitting this type of work is discriminatory. In addition, the media does not address the health hazards that uncontrolled illegal immigration may cause and capital flight to countries that conspire against the economic development of this nation.

Becoming a citizen of the adopted country, is an accepted universal concept, and one of the basic principles leading to the respect of established laws. Changes to the law are only made through the legal structures of Government, established and recognized by the citizens of the country.

And that's the least that illegal immigrants are doing in this country. On the May 1, 2010 parade, illegal immigrants were flying the flags of the former Soviet Union and international terrorists’ icons such as Che Guevara, all against the ideological principles promulgated and supported by this country. If liberals are not stopped, we may be witnessing the conception of the self-destruction embryo of this great American nation.

Crime: An act of murder, to commit war crimes. Malicious and reprehensible acts.

Felony: An act contrary to the provisions of the law, and punished by it.

Violation: Failure to comply with a mandate established by law or other rule.

Undocumented: Data, information.

domingo, 6 de junio de 2010

Lo políticamente correcto: la inmigración en los Estados Unidos

Diosmel Rodríguez
rdiosmel@gmail.com
Miami, 06 de junio, 2010

En mi tránsito por los Estados Unidos, me hice el firme propósito de no inmiscuirme en los asuntos políticos de este país. Sin embargo, los métodos, la estrategia y el comportamiento de los cabilderos de la inmigración ilegal, tan similares al sistema totalitario del cual fui víctima, me obligan a reflexionar sobre el tema.

Lo que sustenta este análisis es el comportamiento histórico de esta corriente ideológica, que bien define Eric Arthur Blair (George Orwell) en su libro de corte futurista, “1984”. Aquí Orwell pone de manifiesto los principios de la neolengua, donde se eliminan los significados no deseados de la palabra, de forma que el propio concepto deje de existir en las mentes de los ciudadanos.

Así vemos como a los inmigrantes ilegales se les denominan indocumentados y se apela a la fuerza de la palabra “crimen”, en español, que en inglés tiene una definición jurídica menos comprometedora moralmente. Según la Real Academia de la Lengua Española, el crimen es “un delito de asesinato, una acción muy mala y censurable”.

La Ley SB 1070 en Arizona, que tipifica las violaciones migratorias no como contravención o falta administrativa, sino como una falta penal se ha querido demonizar utilizando un anglisismo ilógico, el vocablo criniminalizar. Se ha explotado tanto el término, que los propios inmigrantes ilegales ante los medios dicen: “Yo no soy un criminal”. Algo que es verdad, pero que sus promotores ideológicos se los quieren endilgar, para aprovecharse de su reacción psicológica.

Como parte de los peligros de las ideas socialistas, que es la doctrina que rige este movimiento migratorio, vemos que usan terminologías “confusas e incompletas” como una reforma inmigratoria amplia, justa, generosa e incluyente. Aquí no hay una definición exacta de los objetivos legales que se persiguen en la ley migratoria. Por tanto, no se asegura que una reforma inmigratoria cumpla con las expectativas de los “indocumentados”.

El fenómeno de la inmigración se ha convertido en el movimiento ideológico más activo en estos momentos en los Estados Unidos. Los propósitos de quienes se vieron compelidos a emigrar de sus países en busca un futuro mejor, son manipulados y terminan siendo conejillos de india en este experimento social de socavar las bases institucionales y culturales de la nación norteamericana.

La inmigración en los Estados Unidos, incluyendo la ilegal, es una cuestión estratégica, como mecanismo de transformación de la composición étnica norteamericana. La intención es procrear una población sin espíritu nacionalista, donde descendientes de inmigrantes ocupen niveles de importancia en la vida política y económica de este país. El presidente Barack Hussein Obama es fruto de esta iniciativa de la conquista demográfica de las naciones.

En los Estados Unidos, la fragilidad de las leyes migratorias, como la ciudadanía por nacimiento, sin importar el status legal de los padres; la interpretación que se hace de los derechos civiles, donde los cuerpos policiales y judiciales no pueden indagar por el status legal de los implicados en violaciones de la ley y la incapacidad demostrada, de controlar las fronteras dieron, origen a la idea de penetrar este país a través de la inmigración ilegal. Esta nueva fuerza política tendría capacidad a mediano plazo modificar o crear leyes que beneficien los propósitos ideológicos del antiamericanismo fundamentalista, en su cruzada por eliminar la cultura occidental.

El matiz ideológico que se le ha dado a esta campaña pro inmigrantes ilegales puede provocar una reacción de nacionalismo en la comunidad con sentimientos norteamericanos reales. Esa reacción está repercutiendo en los congresistas y senadores, aunque muchos de ellos, públicamente defiendan a los inmigrantes ilegales, por aquello de lo políticamente correcto. Sin embargo, por un problema de seguridad nacional, puede que no se realice una reforma a la ley inmigratoria de los Estados Unidos o de aprobarse, no satisfaga los intereses de las fuerzas ocultas detrás de la inmigración ilegal.

Ese propósito necesita de la nacionalización de la mayor parte de los inmigrantes ilegales, ya en territorio norteamericano. Una funcionaria electa de California en un programa de televisión en la Ciudad de Miami, refería que en los años 80, en un municipio de ese estado, “existían leyes injustas contra los indocumentados” pero cuando todos los puestos públicos fueron ocupados por funcionarios hispanos, esas leyes fueron abolidas de inmediato. Este ejemplo pone en claro que el propósito es cambiar el orden institucional de este gran país.

El status de trabajador temporal no califica para los propósitos de los que pretenden cambiar y controlar este país. Aunque es la forma que más beneficiaría a los inmigrantes que su razón sea, venir a este país a trabajar. Un intercambio con “indocumentados” de Homestead, Immokalee y Houston me permitieron conocer sus verdaderos intereses: entrar y salir del país, tener la documentación requerida para trabajar legalmente y recibir los servicios que necesitan para estar en este país.

El problema de la inmigración en Estados Unidos no se ha tomado con toda la rigurosidad que el caso requiere. Este es un problema de seguridad nacional, que tendrá serias consecuencias, si no se maneja con astucia e inteligencia. Aunque muchos piensan, que con relación a la población total son minorías, en los Estados Unidos existe una cantidad suficiente de inmigrantes ilegales, que serán utilizados para subvertir el orden público. Y en la medida que se trate de hacer cumplir las leyes, mayores serán las revueltas.

Los medios, principalmente hispanos, se encargan de alimentar las bajas pasiones, manipulando las informaciones. Este soporte mediático forma parte de la estrategia de cambiar el estado de opinión y descalificar los fundamentos como nación, haciendo creer a todos, que este es un país de inmigrantes, poniéndolos a todos en igualdad de derechos.

La manipulación de los inmigrantes ilegales es evidente, se manipulan los sentimientos de la familia, se utilizan indiscriminadamente a los niños, poniéndolos a llorar y desencadenar dramas emocionales ante las cámaras de televisión, sin tomar en cuenta las afectaciones emocionales y psicológicas de los mismos.

La separación familiar es otro de los argumentos contra las deportaciones. La ruptura de la familia en los Estados Unidos, porque los medios nunca reportan, el abandono por parte los emigrantes de sus familiares en sus países de origen, a quienes muchas veces no vuelven a ver por años. La propia niña peruana, Daysi Cuevas, que han convertido en embajadora de la inmigración ilegal, dice que quisiera que le dieran “los papeles” a su mamá para traer a su hermana que está en el Perú. Aquí no hubo abandono de una hija y separación familiar. ¡Qué hipocresía!
La llamada reunificación familiar es otro de los inconvincentes de la reforma inmigratoria. El reconocimiento como residentes permanentes y ciudadanía daría el derecho a la reclamación de un sinnúmero de familiares, que quebrarían las infraestructuras de servicio de la nación.

Solo se habla de los beneficios de los trabajos realizados por los inmigrantes. Se alude que nadie lo realizaría, lo que de hecho convierte a estos trabajos como discriminatorios. Sin embargo no se habla de los peligros que una inmigración ilegal, sin control epidemiológico, portadores muchas veces de enfermedades erradicadas en este país y por último, se convierten en la principal fuente de fuga de capital hacia otros países, que conspira contra el desarrollo económico de esta nación.

Un concepto universal, al llegar a un país con la intención de nacionalizarse, uno de los principios elementales es el respeto a las leyes establecidas. Los cambios a las leyes solo se hacen mediante las estructuras de gobierno, establecidas y reconocidas por los ciudadanos legales del país. Y eso es lo menos que están haciendo los inmigrantes en este país: desfilan el 1ro. de mayo, enarbolan banderas de la extinta Unión Soviética y utilizan íconos del terrorismo internacional, como el Che Guevara. Todo lo contrario a los principios ideológicos de este país. Este es el embrión de la autodestrucción de la nación norteamericana.

Crimen:

1 Delito de asesinato: cometer un crimen; crímenes de guerra.
2 Acción muy mala y censurable: es un crimen la caza indiscriminada de ballenas.


Delito
1Acción que va en contra de lo establecido por la ley y que es castigada por ella con una pena grave: el juez está investigando si las irregularidades son o no constitutivas de delito.

2 Circunstancia de haber cometido una persona una acción contraria a la ley.

Contravención: Incumplimiento de un mandato, ley u otra norma establecida: en la sentencia se silencian ciertos casos como faltas o contravenciones administrativas.


indocumentado, -da

1 [dato, información] Que carece de documentos o testimonios válidos que lo demuestren: la existencia de algunos personajes fantásticos, tales como gigantes, dragones o sirenas, siempre ha permanecido indocumentada.

Diosmel Rodriguez Vega
http://democraciaproactiva.ning.com/

miércoles, 2 de junio de 2010

Ofensiva socialista en Venezuela

Diosmel Rodríguez Miami, Junio 2, 2010
rdiosmel@gmail.com

Como cubano, me ha tocado dispararme la misma película dos veces.


El presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías ha copiado fielmente los métodos totalitarios de gobernar de Fidel Castro. No por gusto, constantemente alude a los consejos que ha recibido de Fidel. Sin embargo, lo más significativo es que la oposición ha calcado al papel carbón los métodos de la oposición cubana. Por tanto: “siempre que pasa igual sucede lo mismo”.

Una observación minuciosa y un seguimiento exhaustivo del comportamiento de Chávez demuestran cuánto ha evolucionado. El avezado alumno se ha convertido en un gran comunicador social, que domina el arte del sometimiento oral. Con eso y los mecanismos de control de las masas, por medio de las instituciones, puede vencer los procedimientos democráticos, las elecciones.

Chávez está a punto de implementar por completo los mecanismos necesarios para controlar la voluntad popular, para lo cual no se ha concebido una estrategia efectivamente probada. Y lo peor, que sus opositores no parecen descifrar sus procedimientos, por tanto no pueden aspirar a ganarle la pelea política. La oposición está enfrascada en conquistar la cúpula política de la nación, mientras descuida ganarse la voluntad política de los venezolanos.

Aquí es donde Chávez está invirtiendo su capital político. Hay que ser un gran comunicador para vender con éxito las ideas socialistas, luego de la catástrofe de la Unión Soviética y los países de Europa del Este. Y aún más, cuando es capaz de poner como referente de éxitos a Cuba, que enfrenta un desastre económico y social reconocido por las propias autoridades cubanas y que más de 30 mil colaboradores cubanos lo han puesto en evidencia.

Lo inconcebible es que Chávez se encuentre solo, imponiendo su versión mientras la oposición sigue utilizando los métodos de oposición de una sociedad democrática, emanados de contiendas de otros tiempos. Los medios que quedan no se utilizan para captar la voluntad popular que está siendo arrastrada por Chávez, como único interlocutor.

Con la intención de poder opinar, conociendo en parte las circunstancias, me he dedicado a ver un sinnúmero de horas diarias la programación de Globovisión. En años anteriores, junto a RCTV lograron un trabajo de gran impacto político, pero se nota que actualmente la programación no tiene fuerza para enfrentar el barraje mediático de Chávez.

Al igual que los medios, los líderes de la oposición no tienen las garras ni el carisma necesario para enfrentar a los nuevos líderes del chavismo. Solo hay que ver la cantidad de jóvenes que se están empoderando como futuros cuadros, que además de elevar su motivación personal, sirven de caja de resonancia para despertar la motivación de aquellos que piensan que un futuro podrían escalar en posiciones políticas y sociales.

La ofensiva socialista en Venezuela tiene su antecedente en Cuba, cuando se decretó la llamada ofensiva revolucionaria. Las escaseces, que la oposición cree que pueden ser positivas para descalificar al gobierno, éste las capitaliza y las convierte en la justificación necesaria para las confiscaciones y predisponer a la sociedad contra el sector privado, convirtiéndolos en responsables de las circunstancias actuales.

Los regímenes totalitarios son especialistas en la manipulación de las masas, incluso para logar sus fines son capaces de aplicar medidas ejemplarizantes. Según Joseph Stalin, uno de protagonistas históricos del totalitarismo socialista, el Gran Camarada nunca se equivoca, quienes se equivocan son los cuadros intermedios, bajo ese precepto fusiló a varios dirigentes del partido y ministros en la URSS. En Cuba se ha utilizado también ese método y ahora Chávez lo pone en práctica, para demostrar su actitud firme ante la ineptitud administrativa y la corrupción.

La superioridad del líder, para lograr el culto a la personalidad es uno de los atributos que debe poner de manifiesto constantemente el “gran líder”. Con frecuencia se veía a Fidel Castro ridiculizando a sus funcionarios, preguntando datos que desconocían o no alcanzaban a responder. Chávez puso en ridículo a una pobre periodista de Globovision, que no se supo defender su profesión, ante un Chávez mucho más astuto que inteligente. En su intervención en la cooperativa “Diana” también hizo gala de sus conocimientos científicos, económicos e históricos y de un libro que nadie conocía allí, solo él.

El falso ilusionismo de gran potencia, como la potencia médica cubana, la vaca Ubre Blanca, la mayor textilera de América Latina y un sinnúmero de planes, que Fidel les vendió a Cuba y el mundo, ahora Chávez quiere repetir ese mismo mecanismo de euforia propagandística en Venezuela.

En su intervención de más de tres horas en la cooperativa “Diana” hizo alardes de convertir a Venezuela en una potencia productora de alimentos. En un discurso coloquial, para potenciar el populismo hizo proyecciones de planes de cultivos de oliva, palma cana y hasta de formar una empresa mixta con Siria y vender aceite a toda Europa. Además de montar una Radio Base en cada empresa socialista para el trabajo de propaganda política.

En ese mismo escenario resaltó los logros del central Venezuela, después de confiscado y la participación de los obreros. Y también hizo referencia a la Guayana socialista, donde se ha creado un control obrero que fiscaliza la empresa privada. Una especie de trotskysmo sobre los medios de producción, pero sin confiscarlos, para hacerles la vida imposible a sus propietarios.

El discurso preciso y ajustado a los nuevos tiempos y que despierte el interés de la población venezolana es lo que le está faltando a los líderes de la oposición venezolana. El opositor Oswaldo Álvarez Paz es uno de los que más características presidenciables presenta, pero debe cambiar el enfoque de sus discursos. Alvarez Paz tiene que empezar a proyectarse sobre un proyecto de nación, con eso descalifica más a Chávez, que en su empeño en descalifícalo como presidente.

La respuesta obligada a este artículo puede ser el cuestionamiento la la prolongada existencia de nuestro problema. Si no hemos sido capaces de resolverlo, cómo vamos a sentar cátedra y recomendaciones, pero a partir de nuestros errores es que fundamento mi reflexión.

sábado, 29 de mayo de 2010

El error que los militares colombianos no deben cometer.

Por Diosmel Rodríguez y Jadir Hernández *

MIAMI - 28 mayo - La renuncia de Freddy Padilla de León, el general con más soles en Colombia es un mal síntoma. Aunque usualmente la cúpula militar renuncia cuando hay un cambio de gobierno, en una democracia consolidada, eso no debería ser un problema. No obstante, frente a la corriente ideológica de Antanas Mockus es sumamente peligroso que las instituciones, fundamentalmente las militares, comiencen a flaquear.

Los militares de alto rango son los encargados de mantener el rol constitucional del ejército, pero muchas veces caen en el error de renunciar, consecuencias que pagan después, como le sucedió a Huber Matos en Cuba y a Raúl Isaías Baduel en Venezuela. Ejemplo de una posición correcta y honorable fue la de los militares hondureños, ante el intento de golpe constitucional de Manuel Zelaya.

Los últimos atentados en Colombia demuestran que no se puede menospreciar la política de la Seguridad Democrática. En los inicios de la campaña electoral, Juan Manuel Santos no ha mostrado suficiente dureza política ante los hechos, pero ha ido progresando en defender su propuesta de una Colombia más segura pero también más próspera. El país no puede darse el lujo planteado por Mockus de filosofar para que sus conciudadanos se conviertan en personas esmeradamente educadas y pacifistas recalcitrantes, con especial atención al medio ambiente. La cultura es indispensable para que una nación progrese, pero cuando tenemos una nación enfrentando por más de medio siglo a narco guerrillas terroristas, y a punto de destruirlas, la prioridad tiene que ser elegir a un presidente fuerte, experto en la lucha contra el terror y capaz de hacer alianzas con las demás fuerzas políticas, como planteo el candidato Santos en el debate televisado este jueves por el canal RCN.

Santos tiene y debe demostrar abiertamente una posición más enérgica, como el llamado discurso incendiario, que aunque muchos lo cuestionen, es un mecanismo probado de motivación y compulsión social. Durante la campaña hubiese sido provechoso que el gobierno desatara otra gran ofensiva contra las FARC. Incluso, en estos momentos, atacando sería la mejor manera de defenderse, elevando la moral de las Fuerzas Armadas y de la fórmula uribista.
Este domingo 30 de mayo, Juan Manuel Santos puede recibir un resultado adverso en sus aspiraciones de ser presidente de Colombia, debido a que su campana electoral pudiera calificarse de pésima por no mostrar el programa fresco, novedoso y agresivo que se esperaba del coordinador principal de “La operación Jaque”.

Confiemos que unos reñidos resultados frente a Mockus, le muestren a Santos que debe ser el mismo, sin concesiones ni aspiraciones de contentar a quienes nunca le apoyarían. La segunda vuelta debe revelar a un candidato uribista capaz de concretar fuertes alianzas políticas, demostrando la garra de un presidente fuerte. Su campaña tiene que basarse en: “Salvemos a Colombia” y que la gente lo interiorice así. No se explica, como sus asesores todavía no logran encarrilar a Santos en una campaña estratégicamente acorde a los intereses de la población votante actual.

La diversidad de regiones de Colombia coloca a los votantes en diferentes perfiles de prioridad. Esos intereses localizados deben formar parte del programa de gobierno de Juan Manuel Santos. Una propuesta de nuevos destinos a los mercados fronterizos como política de Estado y un enfrentamiento a la corrupción, en todos los estratos de la sociedad, incluyendo a las organizaciones no gubernamentales, pudieran darle un mayor impulso a su campaña.

Ya se produjo una alerta sobre la inseguridad de Álvaro Uribe en un posible gobierno con Mockus de presidente. Aunque Mockus ha declarado que Uribe no tiene responsabilidad jurídica en el caso de los falsos positivos, sí tiene responsabilidad moral. De acuerdo a la ya conocida fórmula matemática de Mockus, eso por si sólo es para tener en cuenta. No sólo Uribe, sino el propio Santos y varios militares más estarían bajo la lupa. Sería muy útil para los integrantes del eje del mal defenestrar la cúpula militar colombiana, para recomponer una fuerza armada más comprometida con la línea ideológica del mockismo, y desde allí, encarrilar al país no precisamente hacia la paz y la prosperidad, que muchos ansiamos para Colombia.

*Diosmel Rodríguez, economista; y Jadir Hernandez, abogado, son ambos analistas políticos que integran la junta de directores del Centro Global para la Democracia Proactiva. Residen en los Estados Unidos y trabajan con frecuencia en Latinoamérica como parte de iniciativas del CGDP, Abogados sin Fronteras y El Proyecto Internacional de Desarrollo Cívico Rural.

domingo, 16 de mayo de 2010

Conociendo a un héroe de la Patria

Por Diosmel Rodríguez
rdiosmel@gmail.com
Miami, 16 de mayo 2010

.................. Linconl en la conclusión del acto

.......Adolfo Rivero Caro, Lincoln Díaz-Balart y Diosmel Rodríguez

Este 15 de mayo pudo haber sido un sábado más, acumulando tiempo en mi vida. Tenía una invitación para asistir a un acto de recordación de Rafael Díaz-Balar en la Facultad de Leyes de la Universidad Internacional de la Florida, esa cita hizo un día diferente en mi vida, estaba conociendo a un héroe de la Patria.

Aunque Adolfo Rivero Caro y yo habíamos convenido asistir, por esa obstinada obsesión de buscar en cada foro, alimento para nuestra ansiada libertad, no teníamos plena conciencia de una triste realidad: no conocíamos en toda su dimensión a un verdadero héroe de la Patria. De esos héroes, que más que héroes, han sido mártires vivientes.

Rafael Díaz-Balart era de esos hombres, como bien definiera Rivero Caro, con un pensamiento profético. Yo diría más, con un pensamiento fecundo. Su libro Cuba: Intrahistoria. Una lucha sin tregua tiene que integrase al pensamiento político, económico y social de la República, si en verdad aspiramos a ser libres.

Su visión de organizar la lucha, de institucionalizar nuestra causa, hoy en día sigue reclamando su visionario legado. La Rosa Blanca, como una fuerza política rectora de las energías y estrategias necesarias para una lucha a largo plazo y sin tregua, no fue por gusto la primera organización del exilio, para lograr el sagrado propósito de la libertad.

La inercia de la vida y del exilio a veces no nos permite reconocer a los verdaderos héroes. La historia muchas veces lo premia a destiempo y tal vez eso es lo que los hace verdaderos héroes. Muchas veces el sacrificio del martirologio los acompaña en un cómplice anonimato, que la solidaridad humana o la unidad de lucha hubiera evitado, pero tal vez hubiesen empequeñecido esa voluntad y espíritu de gigante, que algunos hombres llevan por dentro.

Rafael Díaz-Balart, como buen jardinero comprendía, que su devoción por la rosa blanca, no era razón para que no proliferaran las demás flores, y hasta un lugar le dejó a la yerba mala. Esa virtud, que es la virtud de los grandes, es la que hace patria.

Cuando perdido ando, en busca del camino de la Patria, que no sé si lo encontraré, las huellas de Rafael Diaz-Balart, me hacen por coincidencia histórica, encontrarme en el mismo lugar: con la rosa blanca en las manos, pero evitando las espinas, propias y ajenas. Ojalá por él, por mí y por Cuba, pueda depositarle en libertad al Apóstol, su ramo y una bandera. Si es que alguien me ayuda a llegar.

viernes, 14 de mayo de 2010

Colombia: Mockus presidente, Uribe a prisión.

Diosmel Rodríguez y Jadir Hernández
Miami 7-13 mayo, 2010

Esta ecuación pudiera parecer risible, pero en política no hay nada más cerca de la realidad que lo inverosímil. Los antecedentes de imputación judicial contra Alvaro Uribe, la predisposición de la Corte Suprema contra él y las declaraciones de Antanas Mockus, de una posible extradición hacia Ecuador - si el marco legal lo permitiera - la justifican. No más observen estas citas de Eduardo Mackenzie y saquen sus propias conclusiones: “En marzo de 2010, el Partido Verde Europeo se reunió en Barcelona y votó una resolución sobre Colombia. Citando como fuente de sus informaciones, la organización Justicia y Paz del cura Javier Giraldo, culpan allí a Álvaro Uribe y a las fuerzas del gobierno, de toda suerte de crímenes”.

Si Antanas Mockus llega al poder, Uribe debe ponerse a salvo inmediatamente, no sé si Estados Unidos ahora sería un buen destino, pero Chile o Panamá se pudieran explorar. Cuando no esté en poder, le endilgaran los falsos positivos, relaciones con las paramilitares, espionaje del DAS y no se sabe cuántas cosas más.

La popularidad del actual mandatario sería el mejor argumento para combatir la hipótesis de la encarcelación de Uribe. Sin embargo, ese mismo error lo cometió Alberto Fujimori, que pensó que con su llegada al Perú, las masas se desbordarían en su apoyo y algo parecido le ocurrió a Manuel Zelaya, que esperaba primero, miles de personas a su llegada a la frontera con Nicaragua y luego en la capital, cuando se alojó en la embajada de Brasil. En ambas circunstancias, tanto a Fujimori como a Zelaya el apoyo popular masivo falló.

Las posibilidades de que Antanas Mockus se convierta en el próximo presidente de Colombia son altísimas. La tendencia de crecimiento sostenible y permanente del candidato del Partido Verde así lo pone en esa perspectiva. Un candidato que hasta hace poco no tenía ni siquiera un partido, demuestra que detrás de su candidatura hay fuertes intereses de grupos y una estrategia bien definida. Se necesita una gran maquinaria propagandística y recursos para imponerse en una campaña mediática en tan poco tiempo. Algo que solo la experiencia y los recursos de la izquierda internacional lo pueden lograr.

Según reseña Eduardo Mackenzie, “los Verdes son el resultado de la crisis de la extrema izquierda. En Francia aparecen en 1984. Al comienzo, no querían ser ni de izquierda ni de derecha”. No sería muy difícil imaginar, que detrás de este complejo entramado político esté jugando un papel muy importante, Ingrid Betancourt.

La alerta debe tomarse en serio, cuando las posibilidades de que Antanas Mockus llegue a la presidencia cada día son más evidentes. Mockus ha sabido jugar el ajedrez político: nombró como compañero de fórmula para la vicepresidencia a Sergio Fajardo Valderrama, ex alcalde de Medellín, una opción descontaminada y descontaminante en el ámbito político, algo que la población, principalmente académicos, intelectuales y gran parte de la juventud lo ve como refrescante, en un ámbito político tan caldeado por años.

La estrategia de Mockus contempla un distanciamiento con el Polo Democrático y Chávez, así como un recrudecimiento contra las FARC. Algo que le puede ser muy provechoso ahora, pero teniendo en cuenta su carácter indeciso, puede cambiar de criterio en un instante, luego de ser envestido como presidente de Colombia.

No es extraño que a la candidatura de Juan Manuel Santos la esté afectando tanto la tensión con Venezuela, algo que Hugo Chávez se ha encargado de exacerbar en los últimos días. El comercio en la frontera con Venezuela, algo que ha existido por años y que es la vida misma de miles de personas, muchos piensan que en un clima de distensión se podría restablecer. No por gusto el dinero chavista ha estado operando abiertamente y en puntos sensibles en toda esta zona fronteriza.

Santos no ha demostrado ser un buen comunicador y su campaña no ha expuesto un programa de gobierno nuevo y motivador. Se empeña en poner todo su énfasis en el programa de Uribe de la seguridad democrática. Algo que pudiera parecer muy positivo, pero los pueblos no se llevan por los resultados y logros alcanzados, sino por los problemas que aún piensan padecer. En este aspecto Santos tiene que proyectarse a los problemas sociales más candentes, como es el caso de los desplazados, la tenencia de tierras y un acuerdo humanitario que estaría avalado por la fortaleza indiscutible de un presidente con experiencia, que ha dirigido con éxito los tres gabinetes más importantes del ejecutivo.

Por otra parte sería bueno que Santos contraataque presentando una política educacional más pragmática y efectiva a corto plazo que defina soluciones para instituciones de tanto peso como el SENA y las universidades públicas. También es fundamental que el poder ejecutivo estimule el trabajo de las alcaldías en la inversión social, pero que al unísono implemente un programa más ambicioso a nivel nacional, y cree un coordinado regulador fiscal que frene la corrupción endémica en ciudades como Manizales y otras ciudades que han sido esgrimidas como ejemplo de la mala administración actual, y con toda razón por la campaña de Mockus.

Lógicamente, el ex ministro de defensa debería presentar un programa más agresivo y realista para culminar el conflicto armado durante su gestión como presidente, lo cual permitirá dedicar los grandes recursos de la guerra al desarrollo económico y social. Las siete bases militares con presencia norteamericana pueden ser mostradas como una solución para controlar definitivamente los problemas con las narco guerrillas y cualquier grupo insurgente que provenga del exterior. En ese sentido es apremiante resaltar el nacionalismo del colombiano promedio y su aversión a Hugo Chávez, para desde ya desafiar al dictador venezolano, mostrando a los colombianos que desde Caracas y La Habana tratan de determinar la política colombiana.

Juan Manuel Santos todavía pudiera revertir la situación actual, si su campaña se enfoca en poner en perspectiva lo que pudiera pasar en Colombia si se enrumba en los caminos tomados por Cuba y Venezuela. En Internet hay suficiente material fílmico para avalar e implementar esta iniciativa. Incluso, bien valdría la pena tomar pequeños testimonios directamente de la isla y ponerlos como anuncios políticos. Además el poder económico debe reforzar la campaña de Santos, si no quieren terminar en el exilio, porque a pesar de su holgada posición económica, la patria le va hacer falta, si no que les pregunten a los cubanos y venezolanos.

La campaña negativa contra Mockus no ha tenido un impacto significativo, según las últimas encuestas. Mientras las mismas encuestas muestran que en una segunda vuelta, también Antanas Mockus ganaría la contienda. Si a eso le añadimos las posibles alianzas, tampoco Santos saldría favorecido, pues Noemí Sanín, la candidata del Partido Conservador y una de los dos aspirantes presidenciales del uribismo, aunque no forme alianza, sus ataques han sido tan fuertes que ha descalificado a su similar del Partido de La U, Juan Manuel Santos.

Un análisis serio de la coyuntura política de Colombia, no solo pone en capilla ardiente a Alvaro Uribe, sino a todo el empresariado colombiano y la democracia del área y de los que aspiran a ella. Todos se verían en extremo peligro. Antanas tienen su línea ideológica y tiene la misión de ser un presidente de tránsito, para allanar el camino del Socialismo del Siglo XXI en Colombia.

Diosmel Rodríguez
rdiosmel@gmail.com
Jadir Hernández
jadir911@hotmail.com

jueves, 25 de febrero de 2010

Yo si te comprendo Orlando Zapata Tamayo.


Diosmel Rodríguez, Miami, 24-25 de febrero 2010
rdiosmel@gmail.com


Yo si te comprendo, Orlando Zapata Tamayo. Sé que eres de esos hombres con espíritu rebelde, que prefieren separar su cuerpo de su alma, con tal de verla marchar libre. Yo también, en varias ocasiones lo intenté y sufrí la incomprensión de los hombres con espíritu de rebaño. Unos por complicidad con los opresores y otros por falta de valor para asumir el riesgo, que tú corriste. Solo los que tienen voluntad de mártir pueden aspirar a la gloria de los héroes. Y tú, alcanzaste esos dos máximos estadios de la especie humana.

Muchos pueden sensibilizarse con los sufrimientos que pasaste, durante ese calvario, que es una huelga de hambre. Solo los que vivimos momentos iguales, podemos tener plena conciencia de lo que realmente se siente día a día durante ese tortuoso proceso. De cómo se quebranta, con el sacrificio en nombre de la Patria, la aparente paz familiar, pero ahí comienza el deber de un hombre honrado.

Un día, al concluir una tediosa huelga de hambre, en las celdas tapiadas del Centro de Operaciones de la Seguridad del Estado, en Santiago de Cuba, mis compañeros me manifestaron su preocupación, por mis condiciones físicas, a lo que respondí: “De mi aparente debilidad saco fuerzas, me refugio en ella para protegerme y desde abajo, golpear arriba, donde más duele, en la conciencia”. Hoy Zapata, no te faltaron las fuerzas. Hoy y por siempre estarás allí, golpeando en la conciencia de los que trataron de robarte la libertad. Hoy ya eres un hombre libre, aunque tuviste que separar tu cuerpo de tu alma, para que se pudiera marchar libre.

Una muestra de la grandeza que has alcanzado con tu muerte, es la debilidad que se refleja en tus adversarios, los enemigos de la libertad. Tu cadáver le ha infligido tanto miedo, que han movilizado todo un ejército para impedir el tributo que tú mereces. Sin embargo, ya hoy eres un hombre libre, que puedes estar presente en cada uno de tus seguidores, que aunque en silencio, son todo un pueblo.

Se que te marchas con una sonrisa en tus labios, como muestra de tu triunfo y que no te llevas el odio, que tus verdugos hubiesen querido. Con la muerte vence el último dolor de la vida y te liberas del encierro al que estabas sometido. Hoy puedes entrar en la vida y obra de cada cubano, sin tener que pedirle permiso a nadie.

Muchos piensan que es un esfuerzo inútil el que realizaste, pero me reconfortan tus palabras cuando dices: “Morir por la democracia y la libertad es vivir por ellas”. La Patria a veces necesita como abono, la sangre de algunos sus mejores hijos, para que los otros crezcan en libertad y se fertilice la libertad misma de la Patria.

Orlando, donde quiera que estés, puedes sentirte privilegiado y orgulloso de tu abnegada madre, Reina Luisa Tamayo Danger. Esa nueva Mariana Grajales que ha tomado tu bandera y ha pedido a todos tus hermanos de sangre y de lucha, que se “empinen” porque la lucha continúa.

La lucha por nuestra libertad en esta etapa ha tenido muchos momentos cruciales, pero puedes estar seguro, que con tu muerte nace una nueva luz de esperanza. La historia de nuestra Patria tendrá un antes y un después de tu muerte, Orlando Zapata Tamayo. A partir de tu ejemplo de valentía y entrega, se crea un precedente para nuestra actual generación de luchadores políticos.

Hoy tú empiezas a formar parte de esa mística nacional que es el 24 de febrero, con el Grito de Baire, el derribo de las avionetas de “Hermanos al recate” y hoy, lo que bien pudiéramos llamar: “El Grito de Zapata”. En mi caso, se suma la liberación física de la cárcel, en 1996 y luego, en 1997 fui nuevamente liberado de una detención prolongada en las mazmorras de la Seguridad del Estado.

Ningún esfuerzo o sacrificio es suficiente por la libertad, mientras no se consiga la libertad verdadera, la que lleva implícita la libertad de la Patria. Unos como tú, que dieron todo lo que tenían y más la vida misma, establecen un hito de compromiso para los que estamos obligados a seguir tu ejemplo, si realmente queremos ser hombres libres.

Tu madre ha hecho un llamado, que debe ser una clarinada, un acicate para que todos redoblemos nuestros esfuerzos en ara de la libertad que la Patria necesita. Tu muerte no será en vano, si los que te seguimos, no dejamos escapar nuestras vidas inútilmente, en circunstancias banales. Eso puede suceder, pero no podremos aspirar a ser como tú, un hijo ejemplar de la Patria. Ya tú estás en el lugar de todos los grandes de nuestra historia Patria.

Termino este artículo con lágrimas en los ojos, quebrada la garganta y el corazón comprimido, escuchando las palabras Ana Belkis Ferrer García y de tu madre Reina Luisa Tamayo Danger, desde allí desde tu última morada, el cementerio de Banes, en esa indómita región oriental, tierra de Titanes como tú, Orlando Zapato Tamayo.

martes, 16 de febrero de 2010

El totalitarismo no es cosa de juego

Por: Diosmel Rodríguez Miami, Febrero, 2010
rdiosmel@gmail.com

¡Mientras haya en América una nación esclava,
la libertad de todas las demás corre peligro!
...................................José Martí


La última movilización oficialista convocada por Hugo Chávez en Venezuela, el pasado viernes 12 de febrero y su discurso incendiario, demuestran que el totalitarismo no es cosa de juego. No se puede subestimar su capacidad de manipulación y sus tétricos mecanismos de compulsión social.

Y lo peor del caso, no se vislumbra una estrategia real y efectiva que pueda contrarrestar este nefasto engendro político. A hechos iguales reacciones iguales, pereciera ser la máxima de este fenómeno político-social. El proceso venezolano se desarrolla con tan igual similitud al cubano, que pareciera justificar esta aseveración.

Sin embargo, de los fracasos, errores, desaciertos o experiencias, del fenómeno cubano se pudiera sacar el antídoto para esta triste realidad. Cuando los pueblos caen en esos devaneos políticos, que los aleja del cauce lógico y natural de un país, sucede frecuentemente, que necesitan de un escarmiento para comprender, cuánto vale y se necesita la libertad.

Nuestros pueblos deben hacer un recuento histórico del pensamiento latinoamericano y buscar referente en aquellos hombres de mentes anchas, como José Martí, que nos alertaron de nuestros posibles males futuros y que también nos recetaron remedios, que hoy urgentemente necesitamos.

El fenómeno político venezolano y sus ramificaciones son más complejos, de los que muchos se imaginan. El desmonte de un sistema totalitario, con las herramientas de la democracia, tiene que ser una obra titánica, inteligente y estratégicamente bien conceptualizada. Tiene que partir de un análisis psicosocial del comportamiento de las masas y del papel y procedimiento de sus líderes. No puede ser un proceso empírico de reacción, sino de acciones proactivas, que vinculen a las masas con sus propios intereses, donde la insatisfacción social sea su principal componente.

Las denuncias son una fase importante de la lucha cívica no violenta, siempre que convoquen a la acción contra el poder que las provoca. Las denuncias pueden ser efectivas, siempre que no se caiga en el papel de víctimas, porque las víctimas inspiran lástima, pero respeto.

En un pueblo que su sistema de opresión se fundamenta en la cultura del miedo, incurrir en los actos que se le temen o resaltarlos es confirmar su miedo. Hay que evitar que la población se apodere del síndrome de la indefensión adquirida. Se debe movilizar su voluntad y su grandeza, para que ese pueblo, sin demora, salga a buscar por todos los medios su libertad.

La radicalización del proceso venezolano, que se aleja del Programa del Socialismo del Siglo XXI, pudiera pensarse que precipitaría la caída del Gobierno de Hugo Chávez, pero otros procesos históricos, como el de Corea del Norte, no nos permiten ser tan optimistas. La radicalización puede poner en juego otros elementos del control totalitario, como las confiscaciones, que aunque se contraponen a la libertad empresarial y de propiedad, reciben cierta aprobación popular: porque bajan los precios de los productos en los mercados expropiados y por el egoísmo natural de los seres humanos. Otro punto a favor de la radicalización - que los adversarios -, unos se pliegan por las migajas que brinda el poder y otros huyen: “enemigo que huye, puente de plata”.

La salida del país es un recurso válido, pero estratégicamente no se justifica. Si los más capacitados y de más recursos económicos abandonan el país, dejan a las masas acéfalas e indefensas. Disfrutar de la libertad ajena es cómodo y menos riesgoso, pero no se es realmente libre. Mientras menos agonía haya para vivir en tierras extranjeras, menor será el esfuerzo para conquistar la suya propia.

Si la política es el arte de gobernar y la democracia es la regla de la gobernabilidad, todos los hombres de bien tienen responsabilidad para que se cumpla la voluntad democrática. No se puede aspirar a la democracia, si se comienza por desconocer sus principales herramientas, las elecciones. Hay que luchar por ellas y defenderlas, la razón les asiste y son compatibles con los preceptos universales de la democracia. Desconocerlas es aliarse a los intereses totalitarios, que las anulan o manipulan para perpetuarse en el poder.

Los venezolanos deben luchar a brazos partidos, para salvar lo que le queda de democracia, los mecanismos de cambio: elecciones presidenciales, parlamentarias y los revocatorios, algo que les permite mantenerse dentro del juego democrático. Por tanto, presionar y buscar la forma inteligente de con ellos, controlar o regular el poder es una responsabilidad de las fuerzas opositoras. Hay que evitar a toda costa, que la oposición pierda la capacidad de formar gobierno, como ha pasado en Cuba.

La lucha de hoy no es menos meritoria y arriesgada, que la libraron nuestros héroes y mártires, actitudes que hoy gusta mucho rememorar, pero que son muy difíciles de imitar. Sin sus riesgos y entrega, muy pocos resultados podremos lograr, frente a enemigos de igual calaña, pero con recursos abundantes y métodos más sofisticados.

Los pobres, siempre terminan siendo las víctimas necesarias de aquellos que fingiendo sus más frenéticos defensores, los utilizan para tener en quienes alzarse. Los pobres son mayorías, por eso para la política son tan importantes, quien capitaliza sus necesidades, controla el poder.

Si no se logra revertir esa situación, donde los pobres vean más peligro en las promesas incumplidas, que en su capacidad para salir de la pobreza, siempre serán rehenes de los buitres del poder. Bienaventurados los que pueden dar parte de lo que le sobra, para conseguir la libertad de su pueblo. No solo por patriotismo, sino para garantizar con la libertad, no perder lo que se tiene.

Sin embargo, los pobres no son culpables, si en busca de su salvación, por ignorancia o necesidad venden sus almas al diablo. Culpables son los que con pleno conocimiento, se convierten en talentos serviles. No hay justificación moral para aquellos, que en busca de ancha y rica avena, se pliegan a los tiranos.

Los intelectuales, académicos y profesionales tienen el deber de poner en función del bienestar nacional sus conocimientos y con ellos, discernir el bien del mal. Algo que no es tan difícil, si se quiere rendir culto al conocimiento humano.

Los procesos históricos tienen que llevarse a cabo bajo un riguroso cuidado, de estudio y planificación. En un programa que involucre a todos los intereses de la sociedad. Ese programa debe ser defendido por un discurso coherente y convincente, que trace directrices evidentes, para que el pueblo sepa detrás de qué va, a dónde va y qué le depara el futuro. Un discurso que se disemine como el evangelio de la verdad, con interlocutores que lleguen a las masas como pastores, con un proselitismo político honesto y esclarecedor. No basta con la justeza o nobleza de una causa, se necesita un plan para defenderla.

Las opiniones cuando no proponen, no fundan, se convierten en tiempo y espacios inútiles. La descalificación de la estrategia ajena refuerza las posiciones del contrario. Los mediocres, nunca tienden a preocuparse por sus propias estrategias, son unos abusadores del derecho a la libre expresión.

Los pueblos necesitan de un discurso fresco y esperanzador, que rompa con el pasado como referente y con mitos ideológicos, como el cubano.

Si se logra involucrar a una parte sustancial de la población, en una lucha tenaz por su reivindicación social, la represión se satura. No hay tirano que aguante un pueblo en pie. Los tiranos triunfan cuando los pueblos son indiferentes.

No se puede aspirar que los violentos comprendan los principios de la lucha política civilizada. Se necesita además de la inteligencia, fuerzas para enfrentarlos, contenerlos y neutralizarlos. Las turbas deben sentir que no gozan de toda impunidad, que pueden haber consecuencias. No se puede como filosofía de lucha, mostrarse ante el adversario con una inocencia tal, que peque de ingenua.

De igual modo, los países no pueden ver con indiferencia el fenómeno del desarrollo nuclear en Venezuela. Si Irán culmina exitosamente la fabricación de una bomba atómica convencional, podría servir de una especie de protectorado para el programa venezolano. La correlación de fuerzas en el mundo de hoy, encabezada por EEUU, le favorecería y no estoy tan seguro que el Gobierno americano tome una drástica medida. Aquí la contraparte cubana puede jugar un papel significativo, Venezuela tiene el uranio necesario y Cuba el personal calificado, los demás componentes son cosas de tiempo. En los regímenes totalitarios ninguna actitud por descabellada que parezca, puede considerarse exagerada.

Todo esto nos deja con un miedo tremendo, que debe tener todo hombre honrado, salir de la vida, sin gozar de una libertad plena. Y peor aún, no haber hecho lo suficiente para dejar libres a los demás.

martes, 19 de enero de 2010

Haití: la refundación, una solución definitiva.

Por: Diosmel Rodríguez
rdiosmel@gmail.com

Lo sucedido en Haití es el clímax de una gran tragedia. De una tragedia acumulada por años, que no encontró solución mediante las prácticas convencionales de ayuda; debido a la propia infraestructura de la causa que la origina. A partir de ahí, nace la posibilidad de una solución definitiva, la refundación de Haití.

La reconstrucción de Puerto Príncipe y otras ciudades sería sumamente costosa, por las condiciones en que se encuentran antes y después del terremoto. Hay que demolerlo prácticamente todo, incluso sacar del área, aquellas personas que permanecen en sus respectivas viviendas.

La experiencia ha demostrado que los países que reciben sistemáticamente ayuda humanitaria, desarrollan una cultura asistencialista. La ayuda humanitaria no necesita demostrar resultados tangibles, por lo que se presta para la corrupción. Haití ha recibido multimillonarias contribuciones y no logró indicadores aceptables, a pesar del esfuerzo internacional por reducir su estado de pobreza extrema.

La solución definitiva sería la relocalización de su población en asentamientos de 40 a 50 mil habitantes. Los lugares de asentamientos serían determinados por estudios socioeconómicos de factibilidad.

Los países y comunidades encargados del desarrollo internacional, bajo el auspicio de la Naciones Unidas, podrían definir quienes serían los garantes de cada asentamiento. Luego de la edificación, estos mismos países, quedarían encargados de monitorear y potenciar su desarrollo, tanto económico como social.

La edificación de nuevos pueblos, brinda la posibilidad de construirse viviendas de bajo costo, pero con las condiciones mínimas de habitabilidad, de acuerdo a los estándares internacionales. Además, cada pueblo llevaría las infraestructuras mínimas indispensables, en materia de salud, educación y las instituciones públicas. Así como todas las redes de acueducto, alcantarillado, electricidad y comunicaciones.

Otro aspecto positivo de la reubicación habitacional en Haití sería la desconcentración poblacional. Eso rompe el esquema logístico de la delincuencia, facilita el desarme de la población y del crimen organizado.

El esquema de desarrollo debe ser preconcebido y los asentamientos deben surgir con estructuras económicas definidas. No hay población alguna que no tenga capacidad para emplear su fuerza de trabajo de forma racional y productiva, si se evalúan y diseñan iniciativas y proyectos de acuerdo a sus potencialidades.

Aunque se trata de relacionar la catástrofe ocurrida en Haití, con la pobreza extrema que vive esa nación caribeña, la realidad es otra. La clase media, por las características constructivas de sus viviendas, fue la más afectada. El desplome de las sedes de las principales instituciones del país, así lo demuestran. Todavía no se ha hecho el recuento de la naturaleza y la composición social de las víctimas, cuando se haga, se comprobará el número de técnicos, profesionales, funcionarios, deportistas, artistas y miembros de la comunidad empresarial, que perecieron en el terremoto.

Haití necesita más que una reconstrucción material, Haití tiene que refundarse como nación, recuperar su identidad nacional, sus valores morales y espirituales. En todo esto debe enfocarse la comunidad internacional.

El presidente de Colombia Alvaro Uribe ha recomendado implementar la misma estrategia que se llevó a cabo en la ciudad de Armenia, para su reconstrucción después del terremoto ocurrido allí, el 25 de enero de 1999.

El sistema tendría características similares al fondo Forec, creado en 1999 para la reconstrucción de Armenia, tras el terremoto que afectó al Eje Cafetero ese mismo año.

Según Uribe: "A cada país dispuesto a ayudar se le deben asignar responsabilidades para tareas específicas y Colombia tiene toda la disposición". Sin embargo, la distribución de tareas pudiera llevarse a todos los niveles, incluso, a nivel de ONG,s. En nuestro caso, The Civil Rural Development Project, Inc. estaría en capacidad de implementar su iniciativa del desarrollo rural integral, a partir de las microempresas asociativas solidarias, cuando se entre en la etapa de la recuperación económica.

Si en Haití, no se toman las medidas necesarias, y de forma inteligente y responsable se asume esta situación, Haití corre el riesgo de desaparecer como nación.

www.proyectorural.org